Hay muchas razones válidas por las que no debes dejar el cucharón en la olla, de hecho es muy mala idea. Averigüemos a qué conduce este mal hábito.
Cucharón
En la cocina tenemos infinidad de platos, cada uno con un propósito que nos facilita la preparación de nuestros alimentos más queridos.

Vajilla en la cocina

Los utensilios de cocina se definen como el conjunto de herramientas utilizadas directamente en la preparación, cocción, emplatado y presentación de alimentos y bebidas en la mesa.
Cocinar, verter en la olla
Existe una amplia gama de utensilios de cocina con los que puedes equipar tu cocina. Elegir la más adecuada depende de varios factores, como el presupuesto disponible pero también la calidad de cada una de estas herramientas. Seguramente necesitarás incluir un juego de cuchillos de calidad que son esenciales para preparar casi cualquier plato gourmet. Pero también platos como espátulas, espumaderas, pinzas y cucharas, tenedores de cocina y los distintos cucharones que ayudarán a manipular los alimentos durante su preparación. Por eso cuidar tu vajilla es tan fundamental como mejorarla y alargar su vida útil.
Cocinando, ollas en llamas
Además, evitar que los restos de comida se sequen en platos y cucharones es fundamental para reducir la presencia de patógenos. Los pasos básicos son  lavar con agua tibia y jabón y enjuagar con abundante agua. Una de las claves es limpiar antes de que la comida se seque en el plato  y cree un caldo de cultivo para las bacterias, incluso si la temperatura del agua es inferior a la recomendada. Así que una razón más para no dejar el cucharón en la olla.

Viértelo en la olla, porque no debes dejarlo así.

En la cocina, el cucharón es una herramienta absolutamente indispensable, ya sea para mezclar preparaciones o para servir condimentos. En cualquier caso, al final de la cocción mucha gente lo guarda en la sartén o fuente de horno. ¡Nadie piensa que este gesto pueda resultar perjudicial! ¿Como? A continuación se proporciona una explicación. Este es un evento que ocurre con frecuencia. Comemos y luego nos tomamos un tiempo para relajarnos al final del día. Muchas veces nos olvidamos de guardar los restos de lo que hemos consumido, salvo que cuando nos disponemos a cargar el lavavajillas, vemos el cucharón todavía dentro de la olla , y sin pensarlo muchos de nosotros lo metemos en el frigorífico tal cual. Sin preocuparte de sacar el cucharón y tapar adecuadamente la olla. Es un escenario que seguro que a más de uno le resultará familiar. Bueno, todo esto está mal.
Mujer sirve comida con cucharón
En primer lugar, la comida puede enmohecerse si guardas la sartén en el frigorífico con el cucharón dentro. De hecho, meter comida en el frigorífico sin taparla adecuadamente es una mala idea. Esto compromete el proceso de conservación de los alimentos, con el consiguiente riesgo de formación de moho. Sin embargo, si el almuerzo no ha terminado y aún hay que servir ese plato, dejar el cucharón dentro de la olla significará que el plato ya estará frío. Luego será necesario recalentarlo, lo que no se debe hacer después de la cocción, ya que los alimentos deben refrigerarse en un máximo de 2 horas para reducir el desarrollo y la proliferación de bacterias. Tapar una olla con el cucharón dentro es una invitación a las bacterias ya que el aire que circula en el frigorífico lleva muchas partículas. Si los alimentos se colocan sin protección, podrían ser víctimas de contaminación cruzada. Lo mejor es guardar los restos de comida en recipientes herméticos en el frigorífico una vez que estén bien fríos.