¿El café y la acetona parecen dos ingredientes distantes? Sin embargo, las amas de casa no pueden prescindir de ellos: se utilizan de esta manera.

Limpiar la casa es siempre una carrera contrarreloj y los productos disponibles no siempre ayudan. En la mayoría de los casos se utilizan detergentes ricos en conservantes o agentes químicos que dañan las superficies, dejando halos y manchas de todo tipo. Los expertos en limpieza han encontrado una mezcla única en su tipo, que reúne dos ingredientes totalmente opuestos pero de uso común: café y acetona. ¿Y si se mezclan? Averigüémoslo ahora mismo.

Café y acetona, la mezcla perfecta de la mano de expertos en limpieza

Los expertos en limpieza siempre te ayudan a encontrar mezclas particulares pero perfectas para la limpieza, sin tener que recurrir a productos baratos ricos en agentes químicos que a veces son incluso corrosivos. Quienes quieren una limpieza impecable de las superficies recurren a la mezcla de café y acetona, con un resultado final excelente.

Los ingredientes son:

  • ½ taza de café
  • ½ taza de acetona
  • 1 cucharada de jabón líquido
café y acetona

Una vez que tengas todos estos ingredientes disponibles, procede de la siguiente manera:

  • Tome un recipiente de vidrio limpio
  • Vierta el café líquido frío (sin azúcar)
  • Vierta 1/2 taza de acetona
  • Mezclar bien hasta que todos los ingredientes se mezclen
  • Luego agrega el jabón líquido.
  • Mezcle nuevamente hasta que se pueda obtener una sola sustancia.

En este punto se debe verter la mezcla en una botella con atomizador, agitándola nuevamente para que todos los ingredientes hagan efecto.

Para qué sirve la mezcla de café y acetona: usos y consejos

Las propiedades de estos tres ingredientes son muy importantes y se utilizan principalmente para superficies de acero. Es una mezcla potente para eliminar todas las incrustaciones que se hayan depositado en cacerolas y sartenes.

acero limpio

¿Cómo utilizar mejor esta sustancia? Basta con pulverizar una dosis generosa sobre la parte a desincrustar y esperar unos minutos a que haga efecto. Inmediatamente después, tomar un estropajo y frotar enérgicamente hasta eliminar la incrustación.

Lo mismo ocurre con la campana de acero , que se puede limpiar y descalcificar con esta mezcla de café y acetona. Se utiliza de la misma forma, de hecho bastará con pulverizar la mezcla directamente sobre la superficie y esperar unos segundos. Luego limpie con una esponja y elimine toda la grasa depositada durante la semana. Enjuague con un paño limpio y termine con un paño seco.

En resumen, la mezcla de café y acetona con una pizca de lavavajillas eliminará todo tipo de grasa y quemaduras del acero. Se puede usar todos los días sin ningún temor, asegurándose de crearlo siempre nuevo antes de usarlo.