La menta es una planta aromática muy valorada, sobre todo por sus múltiples usos tanto en la cocina como en la preparación de infusiones y otras bebidas   Por este motivo, muchas personas optan por  plantar menta en casa  . Además, su olor especial ayuda a aromatizar tu hogar. Y por si fuera poco, los beneficios de esta planta para la salud son tan numerosos que decidimos mostrarte  cómo cuidar una planta de menta. 

Menta, no más seca y marchita. ¡El truco del jardinero para obtener hojas exuberantes y más fragantes!

Para cultivar menta, lo primero que debemos recordar es que esta planta  requiere temperaturas entre 13 y 15 °C durante la noche y entre 18 y 21 °C durante el día  .  A la hora de plantar hay que tener en cuenta también la estación, porque  en primavera y verano la planta debe mirar hacia el este.  Sin embargo, en  otoño e invierno es mejor orientar la planta de menta hacia el sur o el oeste.   En cualquier caso, la  época adecuada para plantar es primavera u otoño  y debes colocarla en un lugar donde tenga sol por la mañana y sombra por la tarde. En cualquier caso, puedes decidir coger una plántula pequeña ya cultivada y cuidarla. 

1. ¿En qué suelo se debe plantar la menta?

Si planeas sembrar la planta de menta directamente en el suelo, hazlo  en una zona húmeda de tu jardín  con   un pH entre 6,0 y 7,0.  Antes de proceder con el cultivo, elimina las malas hierbas para asegurarte de que tu planta de menta reciba la cantidad necesaria de nutrientes para prevenir el desarrollo de enfermedades.

2. Cómo cultivar menta en macetas

El cultivo de menta  requiere suficiente espacio para crecer bien.  Por ello, debes   darle a tu planta iniciadora el espacio que necesita  ya que nos proporcionará esquejes y/o semillas.  Use una maceta grande con agujeros en el fondo  para drenar el exceso de agua y coloque un platillo debajo para que el exceso de agua pueda ser absorbido nuevamente por la planta.

3. Cómo plantar menta en el jardín

Quizás el mayor problema al cuidar las plantas de menta en el jardín sea su crecimiento excesivo. Para controlar esto, puedes  colocar un recipiente en el lugar donde quieras plantar la planta de menta enterrada en el suelo  . Esto frenará el crecimiento, pero revisa el recipiente con regularidad para evitar que la planta crezca sin control.

Es importante  humedecer la tierra antes de sembrar las semillas o esquejes  para facilitar su crecimiento. Extienda también una capa ligera de humus y separe cada esqueje o semilla a una distancia de 15 a 30 cm.  Si utiliza semillas  , plántelas a  una profundidad no superior a 3 cm, pero  para esquejes  la profundidad debe ser de unos 5 cm.

LEE TAMBIÉN:    Preparo este bizcocho súper cremoso con yogur y huevos: Ahora lo hago cada 3 días | ¡Solo 110 kcal!

4. Utilice esquejes o semillas para cultivar muchas plantas de menta.

Como se mencionó anteriormente, puedes cultivar una planta de menta a partir de esquejes o semillas. Los esquejes se   obtienen cortando algunos extremos de otra planta sana de entre 12 y 15 cm de largo  . Luego retira las hojas inferiores del esqueje y coloca el tallo en un frasco. Luego colóquelo en una ventana donde reciba de 4 a 6 horas de sol al día.

Cuando las  raíces hayan crecido y sean lo suficientemente largas  , llegará el momento de plantarlas en la tierra. Y recuerda agregar agua al frasco según sea necesario durante este tiempo. Si quieres plantar menta en maceta, utiliza una rama por cada maceta. Sin embargo, si el jarrón es grande, puedes utilizar más ramas manteniendo la distancia especificada.

5. Cómo cuidar mejor una planta de menta

Cuidar la planta de menta no es nada complicado, pero necesitarás darle   algo de fertilizante de vez en cuando  . También debes  mantener la tierra húmeda  aplicando mantillo alrededor de la planta. Esto también evita que la planta se propague demasiado. Si tu planta de menta está en maceta,  te recomendamos rotarla cada tres o cuatro días  para que siga creciendo de manera uniforme, ya que tiende a mirar hacia el sol. No olvides añadir una capa de abono al cabo de unos meses, y el mantillo también es una buena opción en los meses fríos.

6. Agua de menta, con qué frecuencia

Para cuidar tu planta de menta, necesitas   regarla continuamente  . Sin embargo, ni siquiera es necesario regar todos los días, sino que  debes procurar que la tierra  esté siempre húmeda y no encharcada. Si notas que  tu planta se está marchitando  , puede deberse a:  falta de luz solar o demasiada o poca agua.

7. Cosecha de menta, cuándo y cómo

El cuidado de una planta de menta en casa también incluye la recolección, que  se debe realizar poco antes de la floración para que las hojas tengan más sabor y un olor intenso.   Para hacer esto, coseche   la planta de menta justo encima del primer o segundo conjunto de hojas.  Por último, a la hora de cosechar, también es recomendable  eliminar todas las hojas amarillentas  para favorecer un crecimiento óptimo y más denso de tu planta. Puedes cosechar hasta tres plantas por temporada.

 

Si tienes pensado plantar esta planta en tu jardín, te interesará saber que  puede crecer junto a la coliflor y el brócoli.  Sin embargo, evite plantar una planta de menta junto al perejil.