Una de las partes del interior de la cocina más difíciles de limpiar es la   rejilla del horno  .   La grasa, los restos de comida y las salsas se acumulan  en los rincones de este práctico accesorio después de cada uso, dorándose con el calor y formando costras profundamente en el metal.

Incluso  limpiar la rejilla del horno  después de cada uso puede   ser una tarea muy tediosa  , especialmente si no tienes un fregadero grande en el que la rejilla encaje perfectamente para fregar.  Limpiar las rejillas del horno   puede ser más fácil de lo que cree. La clave está en conocer los trucos de la abuela y qué productos de limpieza son mejores para  ablandar los restos de comida y grasa  y eliminarlos casi sin frotar.

Te damos los   mejores consejos de limpieza  para un horno impecable y sólo utilizamos productos naturales que seguro tienes en tu cocina o que puedes  comprar a precios muy económicos. 

Horno sucio y crujiente, sólo así se puede sacar todo sin esfuerzo

horno sucio

No espere hasta que se acumule demasiada suciedad y grasa en la rejilla del horno.  Cuanta más suciedad se acumule en las rejillas y  cuanto más a menudo las utilices para cocinar tus alimentos,  más difícil será eliminar esa suciedad.  Los residuos de comida y grasa  se queman y endurecen a altas temperaturas del horno y son difíciles de eliminar. El consejo de los expertos es   limpiar el interior del horno  después de cada uso, tal y como haríamos con cualquier otro electrodoméstico de cocina que se ensucia. ¡ Veamos entonces  cómo limpiar las parrillas del horno crujientes con este sencillo truco  !

Horno sucio, ¡todos empiezan a usar una bola de papel de aluminio!

horno sucio

Antes de comenzar con los consejos de limpieza de las rejillas del horno, debe   consultar las recomendaciones de cada fabricante  . Sin embargo, existen  hornos más económicos   que pueden tener rejillas más delicadas. Por tanto, conviene evitar el uso de productos de limpieza abrasivos como lejía o amoniaco.

Un truco para  limpiar una rejilla del horno muy sucia u oxidada  , algo que es especialmente común en las barbacoas, es cubrir  toda la superficie con grasa, como aceite o mantequilla derretida  . Incluso si se trata de una parrilla de acero inoxidable que tiene mucha suciedad acumulada, esta técnica es útil para eliminar los residuos más rebeldes.

Cuando la parrilla esté ligeramente caliente (para evitar quemaduras), esparce una   capa generosa de aceite o mantequilla   hasta que quede bien cubierta toda la superficie. Esta grasa  actúa como lubricante para  eliminar el óxido y la suciedad del metal de las parrillas.

En lugar de fregar con un cepillo o una esponja, utilizamos algo más duro. Haz una   bola de papel de aluminio  para frotar las zonas donde se ha depositado más suciedad. El último paso es retirar los restos de grasa adheridos al metal. Para ello utilizamos un  producto natural a base de bicarbonato de sodio.

Cubre las rejillas con agua muy caliente y   espolvorea con bicarbonato de sodio  .  Déjalo reposar unas 4 horas  o solo 30 minutos  si la parrilla no está muy sucia.  Finaliza el proceso con ayuda de una esponja o cepillo de dientes y  frota los lugares de difícil acceso  donde aún quede suciedad. Enjuague bien con agua limpia y fresca, déjelo secar y vuelva a colocar las rejillas del horno. ¡Este sencillo truco te permitirá obtener  parrillas del horno limpias y como nuevas!