Cómo conservar limones sin que se enmohezcan y con todo su aroma

El limón es una fruta que nunca falta en nuestros hogares, se utiliza de mil maneras, no sólo en la cocina sino también para la limpieza del hogar y para productos de belleza caseros. Sin embargo, muy a menudo sucede que no lo utilizamos en su totalidad y, si no lo almacenamos correctamente, se estropea y no sólo desperdiciamos dinero sino que, sobre todo, podemos quedarnos sin él cuando necesito. Así que veamos cómo conservarlo para no desperdiciar ni un solo trozo.

Cómo conservar limones sin que se enmohezcan y con todo su aroma

limon entero

La fruta entera, si se compra en el punto adecuado de madurez, se puede almacenar durante aproximadamente una semana a temperatura ambiente. Si queremos prolongar su resistencia podemos colocarlo en el frigorífico, en un tarro de cristal y en la sección de frutas.

el limon cortado

Cuando cortamos un limón y utilizamos sólo la mitad, es casi seguro que la parte no utilizada acabará estropeándose. Para evitarlo, cúbrelo con film transparente, haciendo que se adhiera bien a la parte cortada, para que no entre en contacto con el aire. Otro método es colocarlo con la parte de pulpa en el fondo de un vaso donde hemos puesto un poco de agua, además en este caso aguantará unos días en la nevera. Por último, podemos cortar la parte que quede sin utilizar en rodajas y congelarla, envolviéndola en film transparente.

 cáscara de limón rallada

Seamos realistas, rallar la cáscara de limón supone un pequeño esfuerzo, pero de todos los pasos para preparar un postre sigue siendo el más molesto. Así que intentemos rallar el sobrante, solo haremos el esfuerzo una vez y luego, si lo guardamos adecuadamente, lo encontraremos listo. Para conseguirlo esparcimos la piel rallada en una bandeja, metemos todo en el congelador un par de horas y luego lo introducimos dentro de un tarro de cristal. De esta forma no se formará un solo bloque y sólo podremos retirar la cantidad que necesitemos.

Jugo de limon

El jugo de limón es un verdadero conservante natural. Así que para que nos dure un par de días lo único que tenemos que hacer es meterlo en la nevera en un recipiente de cristal hermético. Si queremos que nos dure mucho tiempo entonces podemos pensar en congelarlo, hagámoslo vertiéndolo en moldes para cubitos de hielo, cuando vayamos a recogerlo tendremos porciones desechables y por tanto sin desperdicio.

Sigamos estos sencillos consejos y no volveremos a desperdiciar ni una pequeña parte de nuestros limones.