Use sal de Epsom para plantas sanas y fuertes.

 

La sal de Epsom es una sal mineral natural, económica y fácilmente disponible que tiene una variedad de aplicaciones.

Es muy útil para las plantas ya que contiene magnesio, que es esencial para la fotosíntesis.

Veamos cómo usarlo para las plantas.

  1. Promover el crecimiento de semillas: disolver una cucharadita de sal en un litro de agua. Rocíe la mezcla sobre las plántulas una o dos veces al día.
  2. Fortalecer las hojas: disolver una cucharadita de sal en un litro de agua y mezclar bien. Rocíe la mezcla sobre las hojas una vez cada 15 días. O puede esparcir la sal directamente sobre el suelo o usar la misma solución para regar las plantas.
  3. Hojas rizadas: para evitar este problema tan común en las plantas, prepare una solución muy simple y efectiva. Disuelva 10 g de sal en un litro de agua y rocíe la mezcla directamente sobre las hojas.