¿A quién no le gusta preparar y comer un  buen plato de patatas fritas, pescado frito o una milanesa de queso  ? Cuando  decidimos freír,   el olor muchas veces penetra en nuestra ropa y distintos rincones de la casa, y hay quien no soporta todo esto. ¿Qué se debe hacer en estos casos? ¡Descubrámoslo juntos!

Añadir una hoja de laurel al aceite, el truco milenario de muchas amas de casa en la cocina. ¡Nuestras abuelas siempre lo hicieron!

No basta con cerrar la puerta de la cocina y abrir las ventanas. Si no queremos  que el olor a fritura  se impregne por toda la casa, podemos  recurrir a una serie de trucos sencillos y eficaces.

1. Añade una hoja de laurel a la sartén.

Para   reducir  los olores fuertes como el del pescado frito, puedes añadir unas hojas de laurel directamente a la sartén  en la que estás friendo. Las hojas de laurel  desprenden un agradable aroma  que neutraliza el aroma del asado.

2. Verifique la temperatura del aceite.

Cuando el aceite se quema, produce un olor fuerte que es difícil de eliminar. Por eso es importante  mantener siempre bajo control la temperatura para que no supere los 180°C  . Para ayudarte en esta tarea, puedes  utilizar un sencillo termómetro de cocina.  De esta forma, no sólo aseguras un asado más saludable  ,  sino  que también previenes la formación de sustancias tóxicas. 

3. Utilice equipo especial para freír

Otra buena forma de evitar frituras poco saludables es  elegir aparatos que mantengan la temperatura bajo control  , como la  clásica freidora  o, mejor aún, la  freidora de aire caliente  . Con la freidora de aire podrás  utilizar mucho menos aceite,  controlar el tiempo de cocción y la temperatura y así  preparar platos más saludables  sin perder el crujiente que caracteriza a la fritura clásica.

4. Vinagre y bicarbonato de sodio

Mientras cocinas, puedes colocar cerca un  recipiente con  vinagre o bicarbonato  , ya que  actúan como elementos absorbentes por su composición.  Una vez finalizada la fritura, también puedes  hervir el agua con el vinagre a fuego lento y añadir un poco de piel de naranja o limón  y dejar reposar un rato. De esta manera podrás neutralizar en un instante el desagradable olor a fritura en la cocina.

5. Utilice un purificador de aire

En el mercado también puedes  adquirir aparatos que absorban los malos olores  y ayuden a renovar el aire de la cocina. De hecho, los modelos de purificadores de aire más modernos cuentan con  un  sensor que se activa automáticamente cuando cambia el aire y se apaga en cuanto se eliminan los olores residuales.

6. Lavar los utensilios de cocina inmediatamente.

Para evitar que el olor se instale en nuestras ollas o sartenes,  recomendamos lavarlas inmediatamente después de su uso.  Puedes  rociar las superficies con un poco de vinagre o limón  y lavarlas al cabo de unos minutos con el clásico lavavajillas. Si utilizas el lavavajillas, puedes hacer lo mismo antes de meterlo a lavar.